2. Una boda real – La bonita declaración de amor 17 septiembre, 2020 – Publicado en: R&R Una boda real

Hola amigas, ya estoy de vuelta. Como os prometí hoy os voy a contar como me pidió matrimonio mi querido Rodrigo (no la versión oficial, sino la extraoficial y bonita declaración de amor, que no todo el mundo conoce).

Estábamos en casa una noche cualquiera y, como muchas otras noches cualquiera, podíamos oír a la nevera haciendo eco de vacía que estaba.

Bueno, ¡qué no cunda el pánico! Nos bajamos al bar de la esquina a cenar algo (ya os podéis imaginar, el típico bar de barrio, todo muy chic).

Llevábamos un rato esperando que nos atendiesen, cuando de repente escucho ¡Red, tía! ¿me estás escuchando?

No, no lo estaba escuchando. De hecho, estaba chafardeando. Resulta que en la mesa de al lado había una medio conocida contando suculentas intimidades de otra conocida.una boda real capitulo 2 egus in love

Os juro que no soy una cotilla, pero ¡no pude evitar poner la oreja! Entre que no había nada mejor que hacer, el hambre que me vuelve loca y que no estaba hablando bajito precisamente…

Eso sí, ni muerta iba a confesárselo a Rodrigo, que no soporta a los cotillas.

-Eh, sí, claro, mi amor, ¿qué?

– Tía, eres mortal, yo proponiéndote que nos casemos y tú ni caso.

¿¿¿Cómo??? ¿¿¿Qué nos casemos??? ¡Eh, eh, para el carro, moreno! ¿Pero qué clase de declaración chunga es ésta?

-Sí, ya que estamos pensando en comprar una casa (aquí he de explicaros que llevamos viviendo juntos 3 años, pagando un alquiler bastante indecente por una casa más indecente aún, si cabe), creo que nos vendría bien casarnos, quizás el banco nos dé mejores condiciones para la hipoteca y esas cosas, ¿no? Bueno, no sé, ¿qué piensas tú?


¡Esto sí que fue una bonita declaración de amor en toda regla! ¡ay!


¿…qué pensáis vosotras? ¿Qué os parece esta bonita declaración de amor? Mi chico es un romántico…

Yo no me lo podía creer. ¡Me pillé un cabreo que pa qué! Le dije que era un cutre y que yo así no me casaba con él ni borracha, que ya podía preparar una declaración como Dios manda o yo me casaba con otro.pedida de mano original

¿Sabéis qué hizo cuando me vio tan enfadada? Me cogió la mano, puso cara de cordero degollado, colocó en mi dedo meñique la anilla de la lata del refresco que se estaba tomando y me dijo:

Red, amor de mi vida, me harás el hombre más feliz del mundo si te casas conmigo. Jajaja al final hasta me tuve que reír y sí, definitivamente mi chico es un romántico.

¡Esto sí que fue una bonita declaración de amor en toda regla! ¡ay!

Al final, después de la bronca se puso las pilas. Resulta que se lo comentó a un cliente suyo y éste, que es neoyorkino, le dijo que podía conseguirle lo del avión. Así que se lió la manta a la cabeza… y la versión oficial ya la conocéis.

¿Qué os parece, chicas? ¿Hice bien, no? Me enfadé mucho con él, demasiado quizás, pero oye, me niego a empezar el día más feliz de mi vida de una forma tan cutre.

*Si acabas de embarcarte en esta historia no te pierdas la espectacular pedida de mano que le preparó Rodrigo a Red.

¡Síguenos en nuestras cuentas de Instagram y no te pierdas ningún capítulo!

Instagram R&R Una boda real

Instagram Egus In Love