1. Una boda real – Pedida de mano sorpresa 22 julio, 2020 – Publicado en: R&R Una boda real – Etiquetas: ,


R&R Una boda real

Pedida de mano sorpresa


¡Yuhuuuu!!!! ¡Y doble yuhuuu! ¿Os cuento por qué estoy tan contenta? Sois las primeras en enteraros. Tenéis la exclusiva ¡Estoy prometida! ¡Sí!

Y también estoy un poco impactada, porque fue ¡pedida de mano sorpresa! Mi chico se ha atrevido a pedirme que me case con él.

Un valiente, porque lleva años escuchándome decir que no quiero, y por supuesto no necesito, casarme, que yo no soy de esas, que me da igual, que no me hace ilusión y bla, bla, bla…

Pero él se ha liado la manta a la cabeza y pasándose toda mi palabrería por el arco del triunfo me ha propuesto matrimonio.

Y ahora estoy súper ilusionada, ocasión que por supuesto él no ha desaprovechado para mofarse de mí cada vez que tiene ocasión.

Pero ¿sabéis qué? Estoy tan contenta que yo también me río y hago bromas al respecto.

Además, jamás me hubiera esperado tener una pedida de mano sorpresa y, y tan, tan…

Bueno, al grano. ¿Queréis que os cuente los detalles? Es todo muy romántico. Mm


Cambio de planes, pedida de mano sorpresa


Veréis, estábamos planeando irnos de vacaciones.

Yo quería ir a algún lugar paradisíaco en el Caribe y disfrutar de la playa, de la naturaleza y de no hacer nada si no me apetecía, lo habíamos hablado y ya estaba todo decidido, cuando de repente me cambió el plan.

¡Nos vamos a Nueva York!, me dice muy entusiasmado. ¡Ya puedes ir haciendo la maleta!

Menuda cara de aguacate debí poner. ¡Ya había comprado billetes de avión, hotel… todo!, sin contar conmigo.

¡Sorpresa! No es que no quisiese ir (hay que ir alguna vez en la vida), pero no era mi momento.

Yo ya me imaginaba tirada en una playa de arenas blancas o al borde de una piscina rodeada de cocoteros, mientras un fornido mulato de amplia sonrisa me servía mojitos y daikiris…

Y ahora me voy a una ciudad bulliciosa donde no podré estar tumbada ni un segundo y donde me van a doler los pies de tanto caminar (por si no lo sabéis, en NY las distancias son laaaaargas, queridas.bonita declaración de amor. R&R by egus in love

Y el metro es literalmente uptown-downtown, y el resto…a patita).

Bueno, la cuestión es que, por supuesto, aunque tuvimos un rifirrafe (en plan, gracias por contar conmigo, eres un desahogao y esas cosas, ya sabéis).

Y nos fuimos a Nueva York (ya no cabía dar marcha atrás, claro) y, ¿os confieso una cosa?

¡Me encantó! Pero bueno, esa es otra historia.

En fin, voy al grano que me enredo. ¿Sabéis cómo pasó? Estábamos paseando por Central Park y mi chico dice ¡Uy, mira ese avión! Levanto la vista al cielo y veo un avión dibujando con el humo el siguiente mensaje:

RED, I LOVE YOU. WILL YOU MARRY ME?

Me quedé ojiplática, y cuando miro a Rodrigo, lo veo rodilla a tierra declarándose. ¡Glups!

Noté que empezaba a ponerme más roja que un tomate y me puse a mirar alrededor buscando el sitio más cercano donde poder esconderme, ¡qué vergüenza!

Pero entonces me di cuenta de que se escuchaban ooooohhhsss y aaaaaaahhhhssss y gente aplaudiendo jajaja como en las películas.

Así que me relajé, aprovechando que nadie me conocía, qué carajo, y decidí disfrutar el momento.

Total, por una vez en la vida que me toca ser reina por un día.

¿Bonito, no? Os confieso (hoy va la cosa de confesiones) que también me encantó que fuera una pedida de mano sorpresa, que si se descuida supera a la pedida de mano de Kanye West y Kim Kardashian.

En fin… Al final tengo unos recuerdos súper felices de Nueva York. Pero, eeeh, Caribe, no me he olvidado de ti, ya zanjaremos cuentas tú y yo.

Pero, amigas, he de deciros que esta bonita declaración no empezó de una forma tan romántica.

¿Queréis saber cómo comenzó en realidad? Os lo contaré, ahora tengo que irme, pero el próximo día os cuento todo en el capítulo 2 de Una Boda Real.

¡Prometido!

Capítulo 2 La bonita declaración de amor

¡Síguenos en nuestras cuentas de Instagram y no te pierdas ningún capítulo!

Instagram Egus In Love

Instagram Egus In Love Decor

 

Guardar

Guardar

Guardar